Cynthia Lucero's Mom Interview Part II

Posted on December 05,2010 by pfuentesmoadmspp

Continuando la entrevista de la madre de Cynthia, Marta me comentó que cuando Cynthia estudiaba, ella nunca se olvidaba de sus compañeros. Cada año, Cynthia mandaba a su madre distintas cosas para que su madre las repartiera a sus amigos. Cynthia siempre fue una persona que procuraba a sus amigos. De esta forma podemos ver cómo es que a Cynthia le era importante mantenerse cerca de las personas queridas, así como ayudar a aquellos que lo necesitaban. Por ejemplo, al llegar a Boston, Cynthia participó en el programa del "hermano menor"; también ayudaba a un chico en otro país mandándole dinero y tarjetas vía correo para que el chico pudiera salir adelante en sus estudios.

La señora Marta me comentó cómo ella espera la llegada de los jóvenes de MSPP a Ecuador, ya que ella puede ver la mirada de su hija en cada uno de los jóvenes que viajan a Ecuador como parte del Programa Latino de MSPP. La madre de Cynthia me platicó algunas anécdotas que muestran el gran corazón y aportación humana de Cynthia. Una de éstas anécdotas es la siguiente: "Un día entraron muchas hormigas a la habitación de Cynthia, y ella le decía a su padre, - Papito, aquí hay muchas hormigas - A lo que el padre respondió, - tú tienes la culpa ya que eres muy dulce y las hormigas te persiguen".

Otra historia que me cuenta Doña Marta es cómo ella ha guardado muchos de los cuadernos y libros de cuando Cynthia era pequeñita. Un día, la señora Marta encontró una carta que Cynthia había escrito cuando tenía 15 años. Esta carta hizo a su madre darse aún más cuenta de lo especial que era su hija y de lo importante que era para ella hacer a otros felices, ya que cuando la mayoría de las jóvenes se encuentran pensando en su fiesta de 15 años, en su vestido y otros preparativos, en esa carta Cynthia le escribe a Jesús y le pide una sonrisa, y en efecto, Cynthia era una persona muy sonriente quien podía hacer sonreir a otros con su propia sonrisa y dar así felicidad a los demás.

Cynthia pasó a mejor vida corriendo el maratón de Boston recaudando fondos para ayudar a personas con leucemia. Durante sus últimos pasos, una amiga le decía que no siguiera a lo que Cynthia contestó: "De mi depende mucha gente". Cynthia Lucero aportó gran parte de su ser al servicio de los demás y ella sigue presente a través de diversas obras sociales, incluyendo su fundación, en la cual la familia de Cynthia y muchas otras personas se encuentran trabajando constantemente. Es importante involucrarnos en esta labor de la fundación siendo parte de la comunidad de salud mental. Por el momento, la fundación se encuentra buscando el apoyo de organizaciones e instituciones para dar testimonio de la donación de órganos y que esto pueda ser parte de la cultura en Ecuador. Para ello, se necesita proveer de educación a las personas con respecto al tema y recaudar testimonios acerca de la donación de órganos. Como comunidad, creo que es de vital importancia apoyar a esta causa y seguir el ejemplo de Cynthia al saber que aportar un "granito de arena" puede tener una respuesta exponencial hacia el bien a los demás.